Los engaños de la macroeconomía

Macroeconomía engaños

A veces la gente de a pie no entiende lo que está pasando. Mientras los políticos hablan de mejoras extraordinarias en los datos económicos del país, las personas corrientes, sin embargo, notan que vive peor.

Lo que sucede, en muchas ocasiones, es que se mejoran los datos macroeconómicos sacrificando los datos microeconómicos. Por ejemplo, si se quiere mejorar en un 30% la productividad del país de forma rápida, lo único que habría que hacer sería reducir los salarios en un 30%. Esto mejoraría un dato macroeconómico. Sin embargo, empobrecería en un 30% a los trabajadores.

Otro tanto sucedería, aunque más discutible, con los impuestos. Si el gobierno de un país quiere eliminar el déficit, e incluso conseguir obtener superávit, hay dos alternativas: reducir los impuestos de manera sensible, de tal forma que se reduzca el incentivo a la evasión de impuestos y a la economía sumergida; o por el contrario, lo que suelen hacer, subir los impuestos. Y así sucesivamente.

De esta manera, los ciudadanos se encuentran con que el país cada vez va mejor, pero sin embargo ellos cada vez se encuentran en peor situación, tienen menos ingresos y además tienen que pagar más impuestos. Disminuye de manera importante la renta de las personas, con la reducción correspondiente de la demanda. Y si los ciudadanos gastan menos, redundará en una menor recaudación de impuestos, una pescadilla que se muerde la cola pero que se convierte en un círculo vicioso muy delicado.

Por lo tanto, lo recomendable es mantener un equilibrio, de tal forma que las cifras macroeconómicas mejoren por reformas estructurales, eliminación de despilfarros y –evidentemente- eliminación de la corrupción. Consiguiendo un país estable y de prestigio, donde los inversores estén dispuestos a colocar su dinero, los ciudadanos tengan renta para poder consumir y por lo tanto se incrementará el PIB, gracias a un equilibrio entre el mercado interno y la exportación.

En definitiva, superados los momentos críticos es necesario que las cifras macroeconómicas mejoren a partir de la cifras microeconómicas. Si bien, después de un periodo de fuertes sacrificios, cuesta cierto tiempo superar el miedo psicológico y volver a los niveles de consumo anteriores.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s