Archivo de la etiqueta: Inteligencia Artificial

Epílogo: ¿vamos a gozar de vacaciones perpetuas?

En múltiples ocasiones he repetido que estamos en un momento en el que las oportunidades son ilimitadas. Sólo nuestra mente puede recortar lo que podemos conseguir. De hecho, la lista Forbes de multimillonarios se dispara año a año, y todos ellos siguen incrementando sus fortunas, incluso en España durante el periodo de crisis y sin duda en el de post crisis. El número de ricos se ha incrementado de manera importante, y además han incrementado sustancialmente sus patrimonios, esto es algo que nadie puede negar.

Pero para llegar a ello, tendremos que hacer todo menos tomar vacaciones. Obsesionarnos con el trabajo, esforzarnos y trabajar duro pero inteligentemente, formarnos de forma continua para poder afrontar nuevos retos, etc… En definitiva, todo lo que hemos venido diciendo, esto es, lo contrario a vacaciones.

Pero en paralelo, la robótica y la inteligencia artificial siguen su desarrollo a gran velocidad. La primera ya mandó de vacaciones indefinidas a muchos trabajadores manuales; pero la IA dará el siguiente paso y mandará de vacaciones indefinidas a los trabajadores del conocimiento. Es decir, lo mismo que la Primera Revolución Industrial redujo y casi eliminó la necesidad de los animales de tiro, la Cuarta Revolución Industrial acabará con los puestos de trabajo del conocimiento.

Robots como los que se utilizan ya en las fábricas, o como Da Vinci en el campo médico, o el robot que es miembro del board de una compañía de Capital Riesgo, están demostrando que son un reemplazo a mejor del ser humano. La Impresión 3D ya está empezando a cambiar el concepto de la producción en masa a la producción de las masas, es decir, que la producción tal y como la conocemos actualmente sufrirá cambios dramáticos, y en algunos casos simplemente no será necesaria. Y, cómo no, los coches autónomos, que acabarán con la batalla entre el taxi y Uber o Cabify, sin duda revolucionarán la logística. Y un sinfín de realidades.

La cuestión es cuándo todas estas iniciativas, que podríamos calificar de laboratorio, pasarán a formar parte de nuestra vida cotidiana. Hace poco escuchaba en un programa de radio de prestigio sobre el coche autónomo, su impacto en la logística y su periodo de implantación, que cifraban en 2050. En mi opinión, creo que es muy posible que, en un plazo máximo de 20 años o menos, empiece la implantación masiva de todas estas tecnologías, y en un periodo de no más de diez la implantación sea total. Y ahí empezarán nuestras vacaciones perpetuas.

Algunos dicen que alguien tendrá que diseñar y mantener a los robots. Nada más incorrecto, pues ellos mismos serán los que se auto diseñen y se mejoren y mantengan a sí mismos. El reto para la sociedad es, por lo tanto, que esas vacaciones perpetuas sean dignas. Y para ello habrá que dotar de renta a todo el mundo y garantizarle una ocupación no productiva.

P.D. Y hasta aquí esta serie sobre el Profesional Evolutivo, que espero que haya servido para aclarar conceptos, despejar algunas incógnitas y también, por qué no, suscitar otras que nos den qué pensar. Por nuestra parte, nos tomamos vacaciones, pero no se preocupen, no serán perpetuas. Volveremos en septiembre.

Anuncios

Epílogo: y después de la transformación digital, ¿qué…?

Comenzaba esta serie de reflexiones preguntándome: y después de la Transformación Digital, ¿qué nos vamos a inventar para seguir ocupando nuestro tiempo en las empresas? ¿Cuál será la siguiente moda?

Me temo que pasaremos a la Transformación Smart, es decir, daremos al smartphone el protagonismo que ya debería tener en los procesos de transformación actual. Es que no se puede concebir en este momento un proceso de Transformación Digital sin tener como protagonista al teléfono inteligente. Se ha acabado el mobile friendly, eso es ya cosa del pasado. De cara al futuro tenemos que ir a la Transformación 4.0, para alinearnos con el entorno que nos crea la Revolución 4.0, a la que se está dedicando poco tiempo, cuando ya está encima.

Múltiples iniciativas tecnológicas están llamando a la puerta del mercado y de las empresas: la impresión 3D, los coches autónomos, la realidad virtual, la biomedicina, el deep learning, etc… Mark Zuckerberg plantea que hay cinco tecnologías que cambiarán el mundo: la telepatía, la Inteligencia artificial, Internet en todo el mundo, la salud de hierro (longevidad extrema) y la realidad virtual. Yo me atrevería a añadir otra: la tele-portación o tele-transportación, e invitaría a los que estén leyendo esta reflexión que miren las iniciativas de compañías como Google o Microsoft, que realmente cambiarán el mundo.

Los sucesivos procesos de transformación de la empresa nos han llevado a incorporar las máquinas a las empresas como soporte de las personas. Pero ahora ya hemos iniciado el camino en el que las empresas serán máquinas soportadas por personas, donde la robótica cobra un papel fundamental y, antes de lo que nos imaginamos, las empresas estarán conformadas por máquinas sin necesidad de personas, donde a la robótica le sumaremos la inteligencia artificial y el deep learning.

Esto nos llevará a un mundo sin trabajo para el ser humano, como ya anticipaba Jeremy Rifkin en los 90 en su libro “El fin del Trabajo”. Como ya les pasó a los animales de tracción con la Primera Revolución Industrial.

Esto nos abre las puertas de los auténticos retos a los que se enfrenta la sociedad en el medio y largo plazo: garantizar renta a todos los seres humanos. Para que siga teniendo sentido el mundo productivo, otra alternativa es que la “autoridad” se haga cargo de las inversiones en I+D+i y los productos se vendan a su precio marginal, como también apunta Rifkin en su libro, y una ocupación no necesariamente productiva para evitar el desarrollo de la agresividad, demostrado en diferentes estudios sociológicos, por parte del ser humano sin nada que hacer.

Y aquí concluimos esta serie de reflexiones. Ánimo, que tenemos enfrente un mundo apasionante. Y tenemos que liderar su proceso de Transformación, si no queremos que lo lideren probablemente las máquinas.